Bernardo Montoya, el detenido por la muerte de Laura Luelmo, guarda silencio