La crecida del río Ebro anega las calles de Tudela