El brasero, una barata pero peligrosa manera de calentarse en invierno