La borrasca Emma deja el norte peninsular cubierto de blanco