Uno de cada trece nacidos en España es prematuro y la mayoría de ellos evoluciona bien