El accidente por un alud que mató a tres españoles en Suiza no fue una negligencia