Ángel Cruz, padre de Gabriel, tuvo que dormir ocho días con la asesina confesa de su hijo