El secuestrador de Kala Brown confiesa siete crímenes, entre ellos el de su novio