Los vecinos habían denunciado la falta de seguridad en el edificio de Londres