La peor espiral de violencia entre israelíes y palestinos desde hace cuatro años