Una semana sin tregua en París