Los reyes presiden el desfile del Día de la Hispanidad con la crisis independentista de fondo