La sombra de unas elecciones anticipadas acecha en Andalucía