El director general de Tráfico reconoce "errores" en la gestión de la AP-6 pero vuelve a responsabilizar a la concesionaria