Cataluña se acostumbra a las cargas policiales: ahora en el bario de Sarrià