La mossa que abatió al agresor de la comisaría de Cornellá disparó tres veces