El atacante de Cornellà se había separado de su mujer hace una semana