El Gobierno catalán ya trabaja para elaborar un censo