Forcadell y Bassa llegan a la prisión de Alcalá Meco, en Madrid