Daniel Pérez Berlanga, el turolense arruinado que ha empotrado su coche en Génova