Mismo vestido, misma barba: la boda de Harry y Meghan versión niño