El Festival Delirium ha acabado sumido en el caos más absoluto