José Antonio y su equipo solo comen una vez al día en el Congo