La teoría (no tan descabellada) de Marita sobre el trono de Barranco