Carmen, a Aitor: “No paran de llegarme confidencias tuyas”