Las subastas de bragas de Japón dejan a Mónica Naranjo de piedra: “Si vendes una puedes vivir bien una semana”