Mónica Naranjo se atreve a vivir en primera persona la experiencia de entrar en un cuarto oscuro