Las Salazar, a lo Thelma y Louise, la lían camino a Los Ángeles en un descapotable “poseído por Satanás”