La violencia fascista aumenta… pero no los detenidos