Serafín Giraldo: “Hay que utilizar no la fuerza, sino el sentido común”