Los gestos en la toma de posesión de Sánchez: ni crucifijo ni biblia