G. Serrano: "Durante la nevada estaba en Sevilla, una maravillosa ciudad donde funcionan las líneas telefónicas"