El Fiscal Anticorrupción es dueño del 25% de una sociedad en Panamá, paraíso fiscal