Ada Colau, muy emocionada, no puede evitar las lágrimas