Correa podría tirar aún más de la manta