Joaquim Bosch: “Las creencias religiosas no pueden silenciar la libertad de expresión”