No todo es malo: los móviles, claves en la búsqueda de asesinos y resolver crímenes