La granjera más salerosa recibe su herradura de la suerte de manos de Carlos Lozano