Jonathan y su tio, todo uno