Un brindis por la primera noche con un final solitario