César, ilusionado con las palabras de Ángela