Las 'cibernovias' se tocan pero no se ven