Manu y Francisco no son su “tropotipo” de hombre: se lían con las palabras en la decisión final