El mito de la patata en el tubo de escape… ¡Funciona!