Julian y Olga se gustan tanto... que hasta dejan de cenar para besarse