Los gustos sexuales de Carlos asustan a Yaiza: “Me puede llegar a gustar el dolor”