Gabriela tuvo una revelación: “Dios nos dijo que teníamos que venir a España a llenar un jardín, es una cosa de locos”