Aarón tiene la excusa para no regalar los tangas de su marca de ropa: “Me tienes que mandar una cosita después”