Pablo, con la boca llena: “Me encanto y cuando me quito la ropa, más”