Manu García hizo la magia y Dani Gómez puso su definición para la sentencia (2-0)